Pásate al MODO AHORRO

Zedarriak critica que las empresas vascas oferten contratos temporales a los jóvenes

El estudio considera positivo que la confianza de la juventud en las empresas haya mejorado sensiblemente en las dos últimas décadas

Trabajadores de la construcción. / EP
Trabajadores de la construcción. / EP

La economía y la relación de la juventud vasca con la empresa ocupa una parte importante del diagnóstico y de las recomendaciones de Zedarriak, que ha publicado su segundo informe. El estudio se ha centrado en las personas que tienen entre 18 y 30 años, ya que están llamadas a ser las "protagonista de profundas transformaciones", aunque representen un porcentaje cada vez menor de la población.

Tal y como publicaba recientemente 'Crónica Vasca', el Informe de Zedarriak también señala que el 76% de las empresas vascas afirman tener crecientes dificultades de encontrar el talento que demandan. La jubilación de la generación 'baby boom' que acaba de comenzar y los datos de natalidad han encendido todas las alarmas: hacen falta más jóvenes para cubrir las necesidades de la empresa vasca, especialmente en la industria y en estudios STEM (2 de cada 3 demandas de contratación de FP y universidad se dirigen a personas con este tipo de estudios).

En este contexto, el estudio considera positivo que la confianza de la juventud en las empresas haya mejorado sensiblemente en las dos últimas décadas (del 31% en 1999 al 62% en 2021), y también que el porcentaje de jóvenes de 20 a 29 años que se han planteado alguna vez emprender, asciende a cerca del 40%, un porcentaje que está subiendo en los últimos años.

Pero el Informe no considera tan positivo el dato de que el 65,5% de la juventud de 16 a 29 años asalariada haya tenido un contrato temporal en 2021. También la tasa de empleo a jornada parcial, que refleja el porcentaje de personas jóvenes ocupadas de 16 a 29 años que trabajan por debajo de las 30 horas semanales ha aumentado hasta alcanzar en 2020 el 33,5%. No es de extrañar que una parte de estos contratos no satisfagan las expectativas de las personas empleadas, y que haya casos en que ni siquiera se consigue cubrir las necesidades básicas.

Natalidad e inmigración son para Zedarriak las dos ecuaciones fundamentales para nuestro futuro. Por ello, propone intensificar el debate público sobre esta temática, con objeto de avanzar hacia una sociedad abierta, de acogida, atractiva para innovadores y personas que busquen su desarrollo personal y profesional en Euskadi.

El reto es "urgente" y, además de concienciar a la sociedad, para Zedarriak es fundamental dar pasos concretos y progresar de forma decidida en el diseño de sistemas educativos flexibles, en los que las familias procedentes de diferentes territorios, o con requisitos exigentes de movilidad geográfica, encuentren soluciones sencillas a los itinerarios educativos de sus hijos.

Jóvenes estudiantes. / EP
Jóvenes estudiantes. / EP

Participación de los jóvenes

Las personas jóvenes en Euskadi representan en la actualidad menos del 14% de la población, un 12,1% del censo electoral en las últimas elecciones, y tan solo un 8% del censo de la militancia en partidos políticos. Como referencia, las personas mayores de 65 años suponen ya el 24% de la población vasca, y un 29,2% del censo electoral. Esta diferencia se incrementará más en los próximos años.

Este nuevo informe recoge datos objetivos que muestran cómo las personas jóvenes que han crecido durante la crisis económica y la pandemia se enfrentan hoy en día a dificultades para desarrollar sus proyectos vitales, mientras que la población de mayores de 65 años se encuentra en muchos casos en una situación más favorable.

Crear un nuevo pacto generacional es una "necesidad del presente y una apuesta de futuro", en la que es preciso que el conjunto de la sociedad se implique, según el informe. Zedarriak propone por ello marcarse "objetivos ambiciosos en el reto clave de la equidad intergeneracional".

Elementos clave como el diseño del sistema de pensiones de jubilación, la regulación del mercado de alquiler y compra de vivienda, o la estabilidad y nivel de retribución de los contratos laborales a personas jóvenes constituyen piezas clave de este pacto generacional en las que "debemos trabajar de forma activa, implicando a las personas jóvenes en estas decisiones claves".

Para ello Zedarriak propone abrir un debate en la sociedad sobre la oportunidad de establecer cuotas de participación de personas jóvenes en órganos de gobierno y en las decisiones de empresas, ONGs e instituciones.

Todo un reto, porque la media de edad del Parlamento vasco es de 48 años, y solo 3 de 75 representantes tienen menos de 30 años. Los Consejos de Sociedades cotizadas en España arrojan una edad media de 60,5 años y el último “Libro Blanco del Tercer Sector Social de Euskadi” señala también como uno de sus retos el relevo generacional dentro de las organizaciones y en su base social. Es una de las reflexiones que Zedarriak -con una edad media de sus integrantes de 63 años- asume también en primera persona, y por ello alguno de los proyectos que se presentan posteriormente apuntan precisamente a corregir este sesgo.

También será un reto implicar y formar a las personas jóvenes que, como media, muestran un cierto alejamiento de los cauces más institucionales, y son sin embargo más activas en formas de ciberactivismo. Y por si alguien aduce que es preciso mayor experiencia para ocupar estas responsabilidades, el Informe recuerda la edad con la que el primer Lehendakari, José Antonio Aguirre, asumió este cargo: 32 años.

Archivado en:

Destacados