Pásate al MODO AHORRO

Cuatro de cada 10 vascos han reducido el consumo de calefacción y electricidad en el último mes

La subida de precios y la situación económica en general son los problemas que más preocupan a la ciudadanía según el barómetro social de Deusto

Imagen de ciudadanos paseando por las calles de Bilbao. / Ayuntamiento de Bilbao
Imagen de ciudadanos paseando por las calles de Bilbao. / Ayuntamiento de Bilbao

Los vascos señalan la subida de precios, la situación económica en general y la sanidad como los tres principales problemas del País Vasco, según los datos recogidos en el DeustoBarómetro Social, realizado por la Universidad de Deusto. Así, un 42% reconoce haber reducido el consumo de calefacción y electricidad en el último mes. La lista de preocupaciones continua con la delincuencia y seguridad ciudadana, el paro y las condiciones laborales. Por la contra, los problemas relacionados con el euskera, la convivencia política y el terrorismo figuran como los asuntos que menos preocupan a la ciudadanía.

En este informe se presentan los resultados de la 18ª edición de la encuesta, cuyo trabajo de campo se ha realizado por la empresa 40dB, entre el 24 mayo y el 5 de junio de 2022 y a una muestra representativa de 1.000 personas. En esta ocasión, el bloque variable indaga sobre la situación económica y del empleo en Euskadi, así como de la percepción que tienen los encuestados sobre la actual situación política y la calidad de la democracia tanto a nivel comunitario como nacional.

Respecto a la situación económica de la Comunidad Autónoma Vasca, el 47,3% de los vascos la considera como "regular", el 37,4% la ve "buena" y el 9,4% la tacha de "mala". Solo un 1,6% celebra una "muy buena" economía autonómica. A su vez, en cuanto a las expectativas, 6 de cada 10 ciudadanos consideran que la actual situación se mantendrá "igual" el año que viene. Casi un cuarto de la población prevé un receso económico y solo 1 de cada 10 vislumbra una "mejor" economía.

La encuesta recoge una serie de hábitos de consumo en la que dependiendo de su situación económica los encuestados señalan sus nuevos hábitos. En esta línea, 4 de cada 10 ciudadanos reconocen haber reducido su consumo en calefacción y electricidad, así como el gasto en ocio, a lo largo del mes pasado. Un 21% ha reducido su gasto en alimentación y un 17,3% ha dejado de comprar ropa que realmente no necesita.

Cuestionados por la transición energética, la mitad de la población encuestada está de acuerdo con la idea de "apostar por las energías renovables (solar, eólica, eléctrica) y reducir la energía procedente de combustibles fósiles (carbón, petróleo), aunque sean más costosas".

Colas ante una sede de Lanbide/ EFE
Colas ante una sede de Lanbide/ EFE

Expectativas laborales

La encuesta también recoge las impresiones de los vascos relativas al trabajo. En esta línea, el 81% de los encuestados en situación de empleo no vislumbran perder su trabajo, mientras que el 62% de los parados no se muestra optimista en cuanto a la idea de encontrar trabajo.

Aproximadamente 7 de cada 10 vascos valoran de manera positiva la oportunidad de conciliar vida personal y profesional gracias al teletrabajo y un 46% asegura que esta modalidad le permite mejorar su rendimiento y productividad. Por la contra, el 61% lamenta que el hecho de que no se diferencie el espacio de trabajo y el personal, dificulta la tarea de cuidado de familiares y de uno mismo. La mitad de los encuestados advierten que trabajar en casa supone una mayor carga sobre las mujeres del peso de la conciliación familiar y el 64% advierte que es más difícil desconectar del trabajo y de un aumento de las horas extra.

Iñigo Urkullu en el acto anual de entrega de condecoraciones a la labor policial y de homenaje a agentes de la Ertzaintza fallecidos en servicio. / EFE
Iñigo Urkullu en el acto anual de entrega de condecoraciones a la labor policial y de homenaje a agentes de la Ertzaintza fallecidos en servicio. / EFE

Una situación política “regular”

La calidad democrática de la Comunidad Autónoma Vasca aprueba el examen por los pelos con una puntuación de 5,4 sobre 10. Por otro lado, la calidad de la misma a nivel nacional suspende con 4,3 puntos.

Casi la mitad de los vascos advierten de una situación política "regular". A su vez, mientras que un 28,5% la considera "buena", un 9,3% la considera "mala". Al igual que ocurre con la situación económica, la mayoría (un 72,9%) de los encuestados no prevé cambios para el año que viene y un 13,9% vislumbra que la situación política será "peor". Solo un 5,4% creen que será "mejor".

La universidad, las pequeñas empresas y la Ertzaintza son las instituciones que mayor confianza transmiten a la ciudadanía, mientras que la monarquía, la Iglesia católica y los partidos políticos figuran como los entes en los que menos confianza depositan los vascos.

En cuanto a las preferencias sobre el modelo territorial, casi la mitad de la población (el 48,1%) prefiere opciones que favorecen la descentralización mientras que solo el 6,5% prefiere la centralización con el Gobierno español y una menor autonomía. El 33% opta por conservar la misma autonomía que tiene Euskadi en la actualidad.

 

Archivado en:

Destacados