Pásate al MODO AHORRO

7 de cada 10 personas perciben la discriminación como "un problema importante" en Euskadi

Ocho de cada diez personas creen que en Euskadi existe discriminación que afecta en el acceso a una vivienda y a un puesto de trabajo

Manifestación contra el racismo. / EFE
Manifestación contra el racismo. / EFE

En Euskadi sólo una de cada diez personas admiten sentirse más cómodos viviendo en un ambiente de homogeneidad que con personas de diferente origen, cultura, creencias religiosas y orientación e identidad sexual. Así, el 83% de la población confiesa sentirse afín a un entorno social en el que prime la heterogeneidad. Son datos publicados por Ikuspegi-Observatorio Vasco de Inmigración, a través de su nuevo informe ‘Neurtu 2022’, sobre la diversidad del territorio vasco en general, y la percepción hacia las personas gitanas en particular. 

Que más de 3/4 de la población vasca asegure querer vivir en una sociedad heterogénea y respetuosa, es sin duda un dato bueno, que esta cifra aumente año a año también. Ya que el posicionamiento en favor de la diversidad tiende a ir en aumento, pasando de un 65,6 % en 2020 a un 73,9 % en 2021 y llegando hasta un 83,9 % ya en 2022. 

Preocupa, sin embargo, que sean los más mayores los que opten por una convivencia contraria. La preferencia a la homogeneidad va creciendo conforme aumenta la edad, mientras que entre los jóvenes de 18 a 24 años un 94,4% prefiere vivir en un ambiente diferente - solo un 5,6% prefiere una sociedad homogénea-, entre los mayores de 75 años este porcentaje baja hasta un 75% - y hay un 25% que prefiere vivir en homogeneidad-. Son, por tanto, las personas mayores de 75 años, aquellas sin estudios o con estudios primarios, las que tienen un estatus socioeconómico bajo, las católicas practicantes, las jubiladas y las que se identifican como amas de casa, los que optan por una convivencia similar a la suya

La discriminación es percibida como “un problema importante”

Sobre “los tres problemas principales que existen a día de hoy en Euskadi” la sociedad vasca lo tiene claro y prioriza los problemas de índole económica, el paro y la vivienda, seguidos por salud y el sistema sanitario o los problemas relacionados con el empleo. Son muy pocas las personas que mencionan a la inmigración -solo un 4,1%-, la violencia contra las mujeres - un 3,2%-, la corrupción y el fraude - un 2,7%-, la discriminación de ciertos colectivos -2,5 %-, la desigualdad entre mujeres y hombres -2,1%- y el racismo -2%-.

A pesar de que solo un 2,5% de la población percibe la discriminación como un problema principal en Euskadi, la mayoría, en torno a siete de cada diez habitantes, si que considera que la discriminación hacia ciertos colectivos constituye un problema, como mínimo, algo importante, y un 42% lo considera como muy o bastante importante en la sociedad vasca. Por otro lado, quienes valoran la discriminación como un problema poco o nada importante suponen alrededor del 30%. 

Además, la mayoría considera que en Euskadi no se da el mismo trato a todas las personas, sino que se hacen diferencias, en relación a cuatro ámbitos: acceso a servicios públicos, aplicación de leyes, adquisición de una vivienda y acceso a un puesto de trabajo; sobre todo en los dos últimos ámbitos, y es que casi ocho de cada diez personas manifiestan que creen que se hacen diferencias que inciden en el acceso a una vivienda y a un puesto de trabajo.

Protesta de la Unión Romaní y el Movimiento contra la gitanofobia./ EFE.Emilio Naranjo
 

La mayoría de vascos considera que los gitanos sufren desigualdades en el ámbito laboral

Este estudio, realizado por el Observatorio vasco de Inmigración, se centra en particular en la percepción hacia las personas gitanas. En el ámbito de la educación, la mayoría de la sociedad manifiesta una actitud favorable a relacionarse con personas gitanas dentro del ámbito del sistema educativo, tanto como estudiantes como si forman parte de él en clave profesional. El 80% está conforme en que sus hijos compartan clase con escolares gitanos y que el docente sea una persona gitana y el 74% está de acuerdo en que se garantice la formación permanente del profesorado sobre el Pueblo Gitano. Muestran grados de acuerdo más bajos las personas mayores de 75 años y las que se sitúan políticamente en el centro derecha. Por el contrario, manifiestan grados de acuerdo más altos las personas que se identifican políticamente con la izquierda.

En el ámbito laboral, la mayoría de la población vasca, un 75,8%, considera que las personas gitanas tienen dificultades en la búsqueda de empleo y un 64,4% cree que sufren desigualdades en el ámbito laboral a la hora de promocionar en un puesto de trabajo y desarrollar su carrera profesional. Además, algo más del 40% cree que los gitanos no tienen las mismas condiciones de trabajo que el resto de personas. El pensamiento: “las personas gitanas no trabajan porque no quieren” obtiene así un respaldo minoritario, un 22,6% de la población lo piensa frente al 45,6% que está en desacuerdo, aunque también es destacable que el porcentaje de personas que no se posicionan sea el más alto de todo el estudio, un 26,3 % no están ni de acuerdo ni en desacuerdo.

Archivado en:

Destacados