Un traumatólogo examina la rodilla de un paciente

Un traumatólogo examina la rodilla de un paciente QUIRÓNSALUD

En colaboración con

Recomendado

Artrosis en manos y rodillas: todo lo que debes saber

La artrosis es una enfermedad degenerativa que causa mucho dolor y afecta a la calidad de vida de quien la padece al ser muy incapacitante

9 agosto, 2023 00:00

Noticias relacionadas

La artrosis es una enfermedad degenerativa que provoca el desgaste del cartílago articular, causando una mayor fricción entre los huesos y deformando, así, la articulación. Puede afectar a cualquier parte del cuerpo, aunque incide sobre todo en la columna cervical y lumbar, las rodillas y las manos. Es una patología progresiva y crónica, lo que significa que no hay cura, y continuará empeorando con el tiempo. Sin embargo, se puede controlar.

El cartílago articular es indispensable para el buen funcionamiento de la articulación, ya que es la superficie de amortiguación y deslizamiento entre los extremos óseos que forman cualquier articulación.

¿Cómo se origina?

La principal causa de esta enfermedad es el desgaste, pero hay factores como la genética, la edad avanzada, y el sobrepeso, principalmente en el caso de las rodillas, que pueden acelerar el proceso degenerativo de las articulaciones. Esta patología puede llegar a producir alguna incapacidad funcional en el paciente, aunque en ocasiones también podría originar un grado de invalidez que impida al paciente desempeñar sus actividades cotidianas.

Las causas

El desgaste articular en la rodilla puede aparecer como consecuencia de traumatismos previos como fracturas o meniscopatías, por alteraciones en la alineación de la pierna o por otros factores como la edad, infecciones y procesos degenerativos. “En gente mayor, los problemas degenerativos provienen más del desgaste y en gente joven normalmente los dolores de rodilla vienen derivados de lesiones deportivas o de pequeños desajustes en su funcionamiento”, explica el doctor Iker Ibor, traumatólogo del Hospital Quirónsalud Bizkaia.

Cómo minimizar los síntomas

La artrosis de rodilla es una de las patologías más frecuentes en traumatología y afecta a la calidad de vida de las personas que la padecen porque limitan la movilidad. El síntoma más habitual es un dolor progresivo que puede llegar a ser incapacitante. Por suerte, aunque no se puede prevenir, sí es posible minimizar su repercusión en la vida cotidiana con diferentes técnicas. “Sobre todo, hay que intentar tener las rodillas lo más fuertes posibles, hacer ejercicio de fuerza, intentar que nuestras rodillas carguen con el menor peso posible, -manteniéndonos en un peso adecuado- y por último, utilizar hielo o alguna crema antiinflamatoria en la zona afectada para que esas rodillas no se quejen tanto”, añade el traumatólogo.

Cómo combatirlo con técnicas médicas

El tratamiento de la artrosis de rodilla ha mejorado significativamente en los últimos años, por avances en las cirugías de reemplazo, nuevos protocolos en el proceso de recuperación y el uso de terapias biológicas para intentar mejorar y retrasar el proceso degenerativo. En el Hospital Quirónsalud Bizkaia se trabaja con dos tipos de prótesis de rodillas: completas y unicompartimentales. “Utilizamos prótesis unicompartimentales cuando solo una parte de la rodilla está afectada. En lugar de reemplazar toda la rodilla, solo reemplazamos una parte de la misma porque la recuperación suele ser más rápida y el resultado es mucho más satisfactorio para el paciente. No en todas partes se utilizan y los resultados son espectaculares”, explica el doctor Ibor.

Aliviar el dolor

Aun así, el principal objetivo del tratamiento, tanto si se trata de una artrosis de rodilla o de mano, es aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida del paciente. “En fases iniciales, podemos optar por tratamientos conservadores a base de fármacos. Cuando la enfermedad progresa un poco más, podemos hacer infiltraciones para intentar que ese desgaste genere el mínimo dolor y ya en fases tardías donde hay mucho desgaste la única solución es pasar por quirófano y, en la mayoría de los casos, poner una prótesis en la rodilla”, concreta el especialista de Quirónsalud Bizkaia. 

¿Cómo se trata?

El tratamiento estándar para la artrosis consiste en evitar el sobreuso, como cargar peso o caminar en exceso. Sin embargo, la natación, los paseos cortos o ejercicios de rehabilitación pueden ser de gran ayuda. La aplicación de calor o frío, uso de muletas o baños de parafina mejoran la elasticidad de la articulación. 

También existen antiinflamatorios o condroprotectores que mitigan el dolor y retrasan la evolución de la artrosis. Asimismo, se pueden realizar infiltraciones con esteroides o ácido hialurónico. Por último, se recurre a cirugías correctoras, osteotomías e, incluso, sustituir la articulación por una prótesis.

Artrosis de manos: la prevención es clave

Al igual que en otras zonas del cuerpo, la artrosis de manos puede mejorar con el tratamiento hasta el punto de que quien la padece puede llevar una vida prácticamente normal. Evidentemente, la mano es un órgano fundamental, es lo que diferencia a los seres humanos del resto de los animales y hay que cuidarla mucho.  “Siempre hay que intentar un tratamiento médico conservador, es lo primero que hacemos. A nivel de las manos, empezamos con tratamientos a base de analgésicos, antiinflamatorios físicos o frío y cuando ya no podemos controlar el dolor, empezamos con tratamientos con infiltraciones. Finalmente, si es necesario, realizamos los procesos quirúrgicos”, aclara el doctor José Salcedo, también especialista del Hospital Quirónsalud Bizkaia y jefe de Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica del centro.

Radiografia de una mano con artrosis

Radiografia de una mano con artrosis QUIRÓNSALUD

Objetivo: evitar su progresión

La artrosis de manos suele presentarse en personas de ambos sexos, aunque tiene un marcado predominio en mujeres, y suele comenzar en una edad ya madura. El tratamiento irá encaminado a mejorar la calidad de vida del paciente: disminuir el dolor, mejorar la función articular y, sobre todo, evitar la progresión de la artrosis. Lo recomendable es la prevención, principalmente a la hora de realizar actividades manuales.

El doctor José Salcedo explica que no solo existe la artrosis degenerativa: “Hay un componente hereditario que no se puede combatir, pero hay otra serie de artrosis de origen inflamatorio que tratan los reumatólogos o postraumática en la cual sí que se puede hacer una cierta prevención”.

Los doctores Iker Ibor y José Salcedo, traumatólogos del Hospital Quirónsalud Bizkaia

Los doctores Iker Ibor y José Salcedo, traumatólogos del Hospital Quirónsalud Bizkaia QUIRÓNSALUD