Pásate al MODO AHORRO

Joseba Madariaga: "No creo que el Gobierno vasco volviese a decir ahora que vamos a crecer un 2,1%"

El director de Estudios de Laboral Kutxa muestra su preocupación por la lentitud de los fondos europeos, insiste en la incertidumbre sobre la evolución del mercado laboral y quita hierro al endeudamiento público

Joseba Madariaga, director servicio de estudios de Laboral Kutxa. EP
Joseba Madariaga, director servicio de estudios de Laboral Kutxa. EP

En un contexto de ralentización económica y con el nuevo año en marcha, Laboral Kutxa ha dado la primera de las sorpresas entre los analistas vascos. La entidad ha comenzado esta semana el año dando a conocer sus previsiones. El análisis de la entidad concluye, como grandes titulares, que el PIB vasco crecerá un 1,3% y que el paro, a diferencia del consenso hasta ahora, crecerá infímamente en Euskadi. Al frente del equipo que se encuentra al frente del análisis está el director de Estudios de la entidad, Joseba Madariaga, que atiende a 'Crónica Vasca' tras haber presentado sus expectativas en Navarra.

Madariaga, profesor, además, de la Deusto Business School se reafirma en sus cifras aunque reconoce que la incertidumbre y la batalla por el talento cualificado han ensanchado las horquillas de los analistas. En el caso de Madariaga, el director de Estudios de Laboral Kutxa se reafirma en su previsión del 1,3%, da por desfasado el cálculo del equipo de Azpiazu que hizo de base para la elaboración de los presupuestos y alerta, de nuevo, de la lenta tramitación de los fondos europeos.

¿Cuánto de lejos están los nubarrones que los analistas pintaban para Euskadi hace unos meses?

Nuestras previsiones están construidas sobre la base de que no haya una derivada negativa de la guerra. Si no hay esa derivada negatica de la guerra, estamos planteando un escenario razonable para este año, de un crecimiento moderado frente a una Europa con un crecimiento más plano. Parte de ese crecimiento se sustenta también por el hecho de ir algo retrasados en cuanto a las cifras previas a la pandemia, que ya han superado los principales países europeos. Hombre, nubarrones hay. A mí me preocupa mucho qué pasa con el gas y la electricidad; va a ser un reto llenar los depósitos de nuevo el otoño que viene. Pero cuando pase el primer trimestre, tiene que notarse claramente una corrección del IPC y deberíamos tener una época razonablemente tranquila hasta después de verano. Eso es lo que auguramos. Luego pueden surgir imprevistos.

Ustedes pronostican un crecimiento del 1,3% para Euskadi este año. El Gobierno vasco dice, a día de hoy, 2,1%. ¿Esa cifra entra de alguna manera en sus horquillas o lo que nos dice Lakua ya es obsoleto?

Correcto. Las previsiones del Gobierno yo creo que son de verano...

Son de comienzos de otoño

Si coges mis previsiones de julio, pues también tendría que revisarlas; nos ha pasado a todos. No creo que el Gobierno presentase ahora mismo esos mismos datos. Aun así con esta incertidumbre en estadística lo que se produce es que se amplían las horquillas. La previsión del Gobierno vasco ha pasado por la AIReF y las ha aprobado a pesar de decirles 'Oiga, creo que estas cifras son demasiado optimistas'. Pero entran dentro de la horquilla. En principio todos los valores son equiprobables

El análisis del Gobierno vasco concluiría hoy con un punto central mucho más bajo que el 2,1%

Todos tienen la misma probabilidad de ocurrir

Exacto. Nosotros damos el valor central porque no vemos ningún elemento cualititativo que nos haga movernos más hacia abajo o hacia arriba en esa horquilla. Ese valor central del Gobierno probablemente estaría hoy por debajo del 2,1%

Pero ese es el 2,1% con el que se han elaborado los presupuestos. Se lo preguntaba porque todo apunta a que habrá que mantener medidas de ayuda en materia energética que también suponen un esfuerzo para las arcas públicas tanto a nivel nacional como autonómico. ¿Cuánto le preocupa el gasto y endeudamiento público que hace falta para sostener esas ayudas?

La subida de tipos de interés es un elemento que ya se está notando a la hora de emitir deuda y está ahí. Pero también en los últimos años, aprovechando los tipos de interés bajos, se ha dado una recomposición de las carteras de la deuda pública y el tipo medio de endeudamiento sigue razonablemente bajo. Si a los crecimientos reales les sumamos los precios creceríamos casi un 5%... y el coste del endeudamiento es de algo ligeramente superior al 1%. En términos nominales creces por encima de lo que te cuesta la deuda. La inflación, además, está viniendo bien tanto para los ingresos fiscales como para que el valor de la deuda disminuya. Nuestros ingresos están en máximos; así que, por el momento, parece que podemos mantener ese volumen de ayudas e incluso disminuir el peso de la deuda sobre el PIB.

El crecimiento que ustedes pronostican para Euskadi viene muy impulsado por dos motores: la demanda interna y el sector servicios. Sobre la demanda interna, ¿no les preocupa que se hunda por puro contagio de un entorno europeo donde el crecimiento -que no la recesión que incluso ya descarta Goldman Sachs- va a ser pequeño?

Nosotros no creemos que vaya a haber un crecimiento importante del valor añadido, lo que no quiere decir que vaya a haber un retroceso. Nos movemos más en el escenario de empatar con 2022; no vemos posible una situación así, porque nos implicaría crecer en torno a un 3% en 2023. Al margen de Goldman hay otros analistas que incluso ya están descartando un cuarto trimestre de 2022 en negativo cuando hace 15 días lo dábamos por hecho. Es posible que el sesgo de los analistas vaya muy pegado a la realidad del momento, pero yo procuro, en general, ser optimista.

¿Tenemos que menospreciar un crecimiento que llegue de la mano del sector servicios y no de una industria que incluso podría cerrar el año en recesión?

Creo que la industria algunas décimas en positivo, lo que sería un éxito. Pero no va a ser un año de clarísima expansión industrial. La industria es muy relevante, pero el sector servicios tiene un peso clarísimamente superior y nos puede dotar de esa estabilidad necesaria. Sobre la industria nosotros no hemos tenido en cuenta el factor de los Next Generation en nuestro análisis, pero para nosotros es muy relevante. Es un elemento que nos va a impulsar a medio plazo y yo espero que este sea el año en el que podamos aprovechar esos fondos convenientemente.

La lentitud de los fondos europeos sí podrían ser un factor preocupante de cara a las inversiones de las empresas

Precisamente sobre los PERTE por el momento parece que los resultados cosechados son insuficientes, especialmente para Euskadi. ¿Piensan que puede ser un factor que ralentice todavía más las inversiones empresariales?

Desde mi perspectiva, que tampoco domino los PERTE... sí que podría ser un factor preocupante. Sobre todo en cuanto a las expectativas sí que tiene su relevancia. No en cuanto a mis previsiones, porque esas van por otra parte.

¿Qué cree usted que está fallando para que no lleguen las ayudas: es una cuestión burocrática, de las consultoras o simplemente es que no hay empresas suficientes para movilizar el ingente capital de Bruselas?

La sensación que tengo cuando hablo con empresarios es que se quejan más del aparato burocrático y la complejidad. Yo creo que puede ser eso lo que esté detrás de esa sensación de lentitud en cuanto a los fondos europeos. En el día a día sí que es verdad que solemos ser muy dados a procedimientos prolijos.

No puedo no preguntarle de nuevo sobre el paro. Su previsión es que, aunque en un ligerísimo 0,1%, el paro crezca. ¿Es, de nuevo, una cuestión de horquillas en las que también se contempla una bajada del desempleo en Euskadi?

Si crecemos eso que estamos marcando -ese 1,3%- la horquilla del paro es baja. Si el PIB crece un 1,3% la horquilla que yo daría a la variable tasa de paro es francamente baja. Pero ahí está la clave también del 'atesoramiento de talento' que me hace incluso pensar que el paro podría caer. Todos los que están opinando están diciendo que incluso con esas tasas de crecimiento el paro va a caer. ¿Por qué? Porque la situación es compleja, es complicado conseguir profesionales y hay pelea entre empresas por conseguir los profesionales que necesitan. Mi modelo dice que si creces por debajo del potencial, el paro va a deteriorarse algo. Yo doy la previsión, pero puede suceder lo contrario. Las empresas prefieren mantener el talento

Destacados